A través de Rankia, nos llegan dos pequeños estudios muy interesantes que demuestran nuevas fórmulas empleadas por el Estado para volver a entregar dinero público a la banca.  Se trata de una reforma sobre el porcentaje de impuestos sobre beneficios que los bancos deben pagar. La cuestión es especialmente interesante para el caso de BBVA y Banco Santander, dos entidades que presumen de no haber sido rescatadas con dinero público, al contrario que las cajas.

¿Cuantos impuestos ha pagado BBVA entre 2001 y 2012?

 ¿Cuantos impuestos ha pagado Banco Santander entre 2001 y 2012?

La conclusión es clara; la modificación de diciembre de 2013 ha supuesto un beneficio para Banco Santander, (o una minoración de la pérdida), superior a 4.000 millones de euros; que se acaban convirtiendo en más de 17.000 millones cuando tenemos en cuenta que se tienen en cuenta los datos a nivel grupo. Y todo ello, además con la ventaja de que la entidad puede decir que “no se le ha ayudado”; (que será tan verdad como si a nosotros nos eximiesen de pagar impuestos e incluso nos diesen deuda pública y nos quejásemos de lo poco que nos ayudan) y el gobierno puede decir que no tiene impacto en el déficit o deuda pública, agarrándose a que no paga ni ayuda, pero que será tan cierto como el hecho de que a nosotros nos eximiesen de pagar impuestos no tendría efectos sobre el déficit y la deuda.

Tagged with:
 

Comments are closed.